Enseñar a los niños a no molestar a sus compañeros

Descubrir que su hijo se ha metido en problemas por molestar a sus compañeros o que se le tacha de “acosador” o “molestoso” puede ser preocupante y sobrecogedor. Aunque resulte difícil asumir esta noticia, es importante abordar el problema inmediatamente. Tanto si las molestias son físicas como si son verbales, si no se detienen, pueden derivar en un comportamiento antisocial más agresivo e interferir con el aprendizaje de su hijo en la escuela y con su capacidad de hacer amistades y mantenerlas.

Comprender el comportamiento “molestoso”

Los niños molestan a sus compañeros por muchas razones. Algunos porque se sienten inseguros. Meterse con alguien que parece emocionalmente o físicamente más débil proporciona un sentimiento de ser más importante, de ser más admirado o de ejercer un mayor control. En otros casos, los niños molestan a otros simplemente porque no saben que meterse con otros niños que son diferentes por su talla, aspecto, raza o religión es un comportamiento inaceptable.

A veces, el acoso es parte de un patrón de comportamiento desafiante o agresivo. Probablemente estos niños necesitan aprender a manejar la ira, el dolor, la frustración y otras emociones fuertes. Puede que no tengan las habilidades necesarias para colaborar con otros. El asesoramiento terapéutico por parte de un profesional a menudo les ayuda a aprender a procesar sus sentimientos, a refrenar el comportamiento y a mejorar sus habilidades sociales.

Algunos niños que molestan a sus compañeros en la escuela o en otros lugares están copiando el comportamiento que ven en casa. Los niños que están expuestos a interacciones agresivas y crueles en la familia a menudo aprenden a tratar a los demás de la misma manera. Y los niños que son víctimas de las burlas aprenden que el acoso puede servirles para controlar a otros niños que perciben como débiles.

Ayudar a los niños a frenar el acoso

Haga saber a su hijo que molestar a los compañeros es inaceptable y que si mantiene ese comportamiento, va a tener serias consecuencias en casa, la escuela y la comunidad. Intente entender las razones que hay detrás del comportamiento de su hijo. En algunos casos, los niños acosan a otros porque tienen dificultades para manejar emociones fuertes como la ira, la frustración y la inseguridad. En otros casos, los niños no han aprendido maneras de resolver los conflictos y entender las diferencias que tienen con los demás.

Asegúrese de que:

  • Se toma seriamente el acoso. Haga entender a sus hijos que usted no tolerará el acoso en casa ni en ninguna otra parte. Establezca normas sobre el acoso y cúmplalas. Si castiga a sus hijos negándoles algún privilegio, asegúrese de que sea algo que tenga sentido. Por ejemplo, si su hijo molesta a otros niños mediante correo electrónico, mensajes de texto o redes sociales de Internet, retírele por un tiempo el privilegio de usar el teléfono o la computadora. Si su hijo actúa de manera agresiva en casa, con los hermanos u otras personas, ponga freno a este comportamiento. Enséñele maneras más apropiadas (y no violentas) de reaccionar, como tomarse un tiempo fuera.
  • Enseñe a los niños a tratar a otros con respeto y amabilidad. Enseñe a su hijo que es incorrecto ridiculizar las diferencias (por ejemplo de raza, religión, aspecto, necesidades especiales, sexo y nivel económico) e intente inculcarle un sentimiento de empatía hacia los que son diferentes. Considere la posibilidad de participar en algún grupo de la comunidad donde su hijo pueda relacionarse con niños y personas que sean diferentes.
  • Investigue sobre la vida social de su hijo. Intente descubrir qué factores pueden estar influyendo en el comportamiento de su hijo en el entorno de la escuela (o en cualquier lugar donde esté produciéndose el acoso). Hable con los padres de los amigos y compañeros de su hijo, con profesores, tutores y directores de la escuela, ¿Cómo son los amigos de su hijo? ¿Cómo se ha adaptado al ambiente escolar? Hable con sus hijos de estas relaciones y sobre las presiones a las que tienen que adaptarse. Haga que participen en actividades fuera de la escuela para que puedan conocer a otros niños y desarrollar nuevas amistades.
  • Fomente un comportamiento adecuado. El refuerzo positivo puede ser más poderoso que la disciplina negativa. Aprecie los momentos en que sus hijos se porten bien; y cuando reaccionen a las situaciones de manera constructiva o positiva, hágaselo notar y felicítelos por ello.
  • Sea un buen ejemplo. Reflexione sobre la manera en que usted habla delante de sus hijos y cómo maneja los conflictos y problemas. Si usted se comporta de manera agresiva —con sus hijos o delante de ellos—, es muy probable que ellos sigan su ejemplo. Trate de señalar lo positivo en vez de lo negativo. Y cuando surjan conflictos en su vida, reconozca con franqueza su frustración y la manera en que enfrenta sus sentimientos.

Empezar en casa

Cuando esté buscando qué es lo que puede estar influyendo en el comportamiento de su hijo, observe primero lo que está ocurriendo en casa. Es natural que los niños se peleen con sus hermanos en casa. Y a menos que exista un riesgo de violencia física, es preferible no involucrarse. Pero controle los insultos y los enfrentamientos físicos, y hable de vez en cuando con cada uno de ellos sobre lo que es aceptable y lo que no.

Es importante que también esté atento a su propio comportamiento. Observe la manera en que habla a sus hijos y cómo reacciona al sentir emociones fuertes cuando ellos están presentes. Habrá situaciones que requerirán disciplina y una crítica constructiva. Pero tenga cuidado de que esto no derive en insultos y acusaciones. Si no le gusta el comportamiento de su hijo, hágale notar que es el comportamiento lo que le gustaría que su hijo cambiase, y que confía en que puede hacerlo.

Si su familia está atravesando algún acontecimiento estresante que usted siente que puede haber contribuido al comportamiento de su hijo, busque ayuda en la escuela o a consejeros escolares, psicólogos o a su médico.

Recibir ayuda

Para ayudar a su hijo a dejar de molestar a los demás, hable con los profesores, psicólogos escolares y cualquier otro personal de la escuela que pueda ayudarle a identificar las situaciones que conducen al acoso y proporcionarle ayuda. Si su hijo tiene un historial de disputas, comportamiento desafiante o dificultades para controlar la ira, considere la posibilidad de solicitar una evaluación por parte de un terapeuta o un profesional de psicología.

Aunque puede ser difícil y frustrante ayudar a los niños a dejar de molestar a los demás, recuerde que el comportamiento incorrecto no cesará por sí solo. Piense en su deseo de que su hijo salga adelante y sea feliz en la escuela, en el trabajo y con sus relaciones, y tenga presente que frenar el comportamiento acosador es la manera de avanzar hacia esos objetivos.

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario